Saint Seiya: Némesis Divino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Saint Seiya: Némesis Divino

Mensaje por Dalkil el Mar 4 Nov 2008 - 18:49

¡Hola estimados amigos! ¡He visto que aquí hay algún fic de Saint Seiya, así que me animaré a dejaros el proyecto en que estoy trabajando ahora, que se titula Némesis Divino, y transcurre en el intervalo de tiempo entre 1491 y 1500.
Aquí os pongo la ficha técnica.

Título: Saint Seiya: Némesis Divino
Autor: Killcrom (Dalkil)
Año de creación: 2008 (en progreso)
Capítulos actuales: 6/??
Géneros: drama, romance, acción, aventura.
Rating: +13
Preview: ¡A finales del siglo XV, los caballeros de Atenea vuelven a empuñar sus armas! La humanidad, siempre infravalorada, será sometida al Juicio de una imperturbable diosa con objetivos desconocidos. En un Santuario donde cualquier cosa puede pasar, las guerras se librarán sin piedad bajo la luz de la amistad y la traición; la esperanza y la agonía... ¡Némesis ha venido para juzgar a los salvadores del mundo!

Aquí os dejo la primera parte del primer capítulo y luego adjunto el pdf con los primeros 5 capítulos, la minisaga de Iskandar.

-----------------------------------------------------------------------------------

“En la cercana Atenas ha aparecido un guerrero de armadura de ébano y poder terrible. El Patriarca, reconociendo la presencia, decide enviar a dos caballeros dorados. ¡Iskandar y Éurito, el dúo perfecto para reducir a quien ose desafiar a Atenea!”

1491 – ESCORPIO
Iskandar, el Angelical




Encuentro

Allí estaba Iskandar, el dulce caballero de Escorpio, inmerso en un mundo de recuerdos y melancolía. Los muros de aquel palacio en que se mantenía de pie, herido, parecían eternos en su altura; hasta que se perdían en la oscuridad del techo no dejaban de ascender.
-¿Por qué lo has hecho? –susurró con el tono débil.
-¡Iskandar! –gritó alguien con fuerza desde el otro extremo del sombrío templo. Estaba acompañado de varios soldados magullados.
-¡No te entrometas, Éurito! –ordenó con toda la severidad que su voz triste le permitió.
Escorpio estaba herido. Su brazo izquierdo sangraba y la hombrera que lo protegía se caía a pedazos al suelo. A pesar de aquello, el guerrero no mostraba indicios de dolor. A su lado, el suelo estaba destrozado. Varios soldados muertos le clavaban sus pupilas vacías como reclamándole no haber podido defenderles.
-Lo siento, amigos… -se quejó para sí. Con valor, frunció el ceño y cuestionó alzando la voz de nuevo–. ¡Respóndeme! ¿Por qué lo has hecho, Ístvan?
-¿Por qué lo he hecho…? -respondió desde la penumbra aquella sombra de rostro indefinido y melena ondeante-. ¡Spira Mirabilis!

El brazal derecho de la armadura de ébano de Ístvan cambió rápido su forma para convertirse en una espada de mango espiral. De su hoja, que ahora cortaba el aire blandida por el misterioso caballero, surgieron decenas de corrientes de cosmos gris que segaron la piedra del suelo varias veces dibujando círculos tajantes en el aire. El caballero de Escorpio encajó de nuevo el golpe sin procurar defenderse, cayendo de boca al suelo.
-¡Iskandar! –Sagitario no pudo aceptar la orden de su amigo y con una velocidad inaudita apareció frente a él, protegiéndole de cualquier golpe que pudiera venir a continuación.

Éurito miró a su compañero con impotencia. Parecía haber perdido la chispa de su habitual alegría y entusiasmo. Sin salir de su asombro, Sagitario apretó los dientes ahogando un grito de furia. Su corta cabellera castaña se agitó mecida por el cosmos dorado que comenzó a quemar.
-Jamás pude imaginar esto de ti, Ístvan. Has caído más bajo de lo que una persona puede caer. ¡Prepárate a morir!
-¡No! –se quejó Iskandar desde el suelo agarrando con escasas fuerzas la bota de Éurito-. Todavía podemos evitar que se derrame más sangre.

Escorpio levantó tras el golpe recibido segundos atrás. Tenía el rostro arañado y le sangraba la barbilla. Sin embargo, sus ojos esmeralda seguían brillando con el mismo sentimiento de pena y pesadumbre.
-Respóndeme, hermano. Jamás comprendí qué te llevó a abandonar el Santuario. ¡Llevabas esta misma armadura entonces!
-Iskandar… -Ístvan bajó despacio la hilera de escalones que le separaban de la plataforma inferior y los caballeros. Su pelo, de brillo solar e idéntico al de Escorpio en rizos y longitud, se movía a cada peldaño bajado-. ya has olvidado que cada persona debe caminar por su propia senda ¿verdad?
-¡Hiciste lo correcto! ¡Aceptaste tu sentencia! Ibas a ser perdonado gracias a Nerites y Atlas.

Ístvan alzó la cabeza y sonrió con nostalgia.
-Todo tenía que ocurrir así. Se trata del camino que yo mismo forjé.
Tras mover su brazo derecho, de nuevo el brazalete tornó en espada con mango espiral. Gritó y varias ondas negras acortaron distancias entre él y los soldados que miraban desde la distancia.
-¡Detente! –exclamó Iskandar mientras corría hacia su hermano con los brazos extendidos. Fue inútil, pues su cosmos les hizo morir atravesados varias veces. Todos cayeron fulminados en un baño de sangre.
-He venido a pedirte un último favor. –dijo el asesino. Por vez primera, Iskandar no le vio como a su querido hermano; su vestimenta oscura le pareció la de un demonio.
-¿Por qué has acabado con las vidas de todos esos soldados? ¡¿Y las vidas de los ciudadanos?! ¡¡Eso no tiene nada que ver!!

Ístvan se aproximó a Iskandar. Ambos se miraron fijamente. Los ojos de los dos brillaban en el mismo tono verdoso, pero los de Iskandar parecían arder además en toda suerte de sentimientos.
-No me interesa un mundo en que no esté mi hermano. Tú no eres el que una vez fuiste –reprochó el dorado.
-Y sin embargo, no me puedo oponer, Iskandar. Sólo me queda sonreír.
-Te lo preguntaré por última vez. Si tu respuesta es afirmativa, no tendré más remedio que acabar con tu vida –el caballero del Escorpión Celeste sospechaba ya sobre lo que le ocurría a su hermano-. ¿Se debe al destino?
-Así es. Y tu papel para mí no debe ser otro que el de ejecutor.

-----------------------------------------------------------------------------------

Podéis seguir la continuación bajándola de alguno de éstos servers. Gracias y espero comentarios, abracitos, pedradas o críticas, ¿oki?

PD: Disculpad posibles erratas en el PDF

http://rapidshare.com/files/160715132/1491_-_Iskandar__el_Angelical.pdf.html
http://www.megaupload.com/?d=SLWU8O9B

Dalkil
Noobie
Noobie

Cantidad de envíos : 6
Edad : 29
Ubicación : España
Que me gusta: : Me gusta la filosofía, escribir y Saint Seiya.
Que No me gusta : Supongo que hay poco que realmente me desagrade... ^^
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 04/11/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.